Categorías

Ofertas

Ashwagandha, el revitalizante indio

Publicado el : 18/01/2019 18:09:19
Categorías : Plantas Medicinales

Qué es la ashwagandha o withania y principios activos

Imprescindible en la tradición ayurveda, la ashwagandha o withania es una planta considerada un efectivo tónico y revitalizante, para reducir el estrés, la debilidad y la anemia. Descubre sus múltiples propiedades.

La medicina tradicional india, conocida como práctica ayurveda, muy asentada en el sur del continente asiático, tiene en el uso de plantas medicinales uno de sus pilares fundamentales. Y una de las plantas imprescindibles para conformar sus remedio curativos es, desde hace más de dos mil años, una modesta solanácea, conocida en hindi como ashwagandha. El significado, poco glamuroso, de este vocablo doble (‘ashva’ y ‘gandha’) vendría a ser ‘olor a orina de caballo’, una apreciación que suele ser siempre subjetiva.

Pero, a nivel divulgativo y como recurso para caracterizar su poder sanador, en algunas fuentes se la ha bautizado también como el ginseng indio, por cuanto rivaliza con el ginseng chino como un potente revitalizante natural, destinado a aliviar problemas psicosomáticos como el estrés, el insomnio o la ansiedad, y como un reconstituyente muy eficaz contra la debilidad y la fatiga nerviosa.

Cómo es y dónde se encuentra la ashwagandha

La ashwagandha Withania somnifera (L.) Dunai, conocida también con el nombre de oroval y de bufera somnífera (en catalán), es una mata de la familia de las solanáceas (la familia del tomate, la patata y el tabaco), que se ha usado desde tiempos históricos en la India como remedio medicinal, por sus virtudes tónicas, defatigantes y antirreumáticas.

De entre 60 y 120 cm de alto, a veces hasta el metro y medio cuando se encuentra sobre suelos especialmente húmedos y nitrogenados, la ashwagandha o withania presenta los tallos recios, semileñosos, las hojas grandes, de forma oblongo-ovalada, largamente pecioladas, y las flores acampanadas, de color amarillo verdoso, que aparecen en las axilas de las hojas.

Las bayas son esferas carnosas de ocho milímetros de diámetro, de color rojo vivo, que se oscurecen al madurar. Las bayas son comestibles, pero sus semillas contienen cierta toxicidad por la presencia de alcaloides. Florece a mediados de primavera y durante el verano. Se propaga por semillas, pero también por esquejes.

Se encuentra en la India y Pakistán, en zonas bajas de litoral, pero se extiende al oeste hasta la costa libanesa, el norte de África, Creta, y algunos puntos del litoral mediterráneo europeo. En España la podemos encontrar, aunque de forma dispersa y rara, en el litoral de Levante, Murcia y Andalucía, más unos pocos puntos de Mallorca e Ibiza. No está clara su condición de planta autóctona. Ocupa espacios perturbados, descampados, solares abandonados y márgenes de caminos. Algo más frecuente es la especie afín Withania frutescens, presente en el sureste peninsular y el norte de África.

Principios activos de la aswagandha o 'Withania somnifera'

Como la mayoría de especies de la familia de las solanáceas, también la withania contiene unos compuestos nitrogenados, llamados alcaloides, que le confieren un margen de relativa toxicidad. Pero son sobre todo unas lactonas esteroidales, bautizadas por los bioquímicos como withanolidos, las que dotan a la ashwagandha de un notable poder curativo, que ha llamado la atención de los expertos.

Con fines medicinales se cosecha la raíz, pero también se han usado las hojas, las bayas frescas y las semillas.

Los principios activos de la aswagandha que definen su acción terapéutica quedan enumerados a continuación:

  • Alcaloides, están presentes 12 distintos, entre ellos somniferina, anaferina o pseudotropina, que la dotan de virtudes narcóticas, analgésicas y sedantes.
  • Lactonas esteroidales; los citados whitanolidos, en un número superior a 30, de los que cabe destacar dos muy activos farmacológicamente, la withaferina A y el withanolido D, que son los que transmiten a la planta su acción adaptógena y antiinflamatoria, actuando en el organismo como si fueran hormonas esteroidales.
  • Trietilenglicol, un compuesto utilizado en química como disolvente, del que se ha probado su eficacia para combatir el insomnio en ensayos clínicos con ratones.
  • Flavonoides con capacidad antioxidante
  • Sales minerales, en especial hierro y potasio.

Estos componentes son los responsables de sus propiedades medicinales ya citadas como narcótico leve, analgésico, relajante sobre el sistema nervioso central, tónico, adaptógeno, anticonvulsivo, antiinflamatorio, antioxidante, antirreumático, antianémico y reconstituyente.

Propiedades y beneficios de la ashwagandha para la salud

  • Se considera un remedio adaptógeno, un término relativamente reciente que define la capacidad que brinda una sustancia para ayudarnos a afrontar a una situación adversa o cambiante, y que permite sobrellevarla en mejores condiciones. La withania se ha demostrado eficaz para disminuir el exceso de estrés, una afección psicoemocional que puede derivar en otros trastornos si no se tiene bajo control.
  • La ashwagandha facilita el sueño y te ayuda a mitigar el insomnio. Experimentos con ratones han demostrado la acción de los withanólidos y el trietileneglycol para asentar la fase REM del sueño, en la que se desarrolla el sueño más profundo y reparador.
  • Por su naturaleza de planta revitalizante, el también conocido como orovale se ha destinado a tratar estados depresivos y ansiosos leves y puntuales.
  • Se destina asimismo al tratamiento del déficit de atención por hiperactividad nerviosa, aunque su eficacia no está probada científicamente.
  • En la India la ashwagandha se usa para despejar la mente y para favorecer la relajación mental.
  • Es un destacado revitalizante, destinado sobre todo a personas de edad avanzada, para frenar la pérdida de ánimos y de vitalidad, y para combatir la astenia.
  • La whitania se destina también a combatir la fatiga nerviosa, la debilidad y los estados anémicos por falta de hierro. Tratamientos con ashwagandha pueden elevar de manera significativa los niveles de hemoglobina y eritrocitos (hematíes) en personas anémicas y convalecientes de una enfermedad.
  • Se ha valorado su uso para atenuar los efectos secundarios de la toma de medicamentos antipsicóticos empleados en el tratamiento de las esquizofrenias, al mitigar el posible aumento de los niveles de lípidos y azúcares que estos pudieran generar.
  • Se le atribuye un efecto estimulante de la glándula tiroides; favorece la producción de hormonas tiroideas, y se ha ensayado para el tratamiento del hipotiroidismo, pero faltan estudios concluyentes al respecto.
  • Por su acción antiinflamatoria y analgésica, el orovale se ha demostrado eficaz para aliviar el dolor reumático y reducir el proceso inflamatorio en artritis reumatoides y en estados artrósicos incipientes.
  • En la India la ashwagandha se destina también a bajar la tensión sanguínea en pacientes con tensión alta y moderadamente alta, y para disminuir también las tasas de colesterol LDL.
  • Se le ha atribuido asimismo un cierto efecto inmunomodulador, que favorecería el aumento de leucocitos o glóbulos blancos y fortalecería al organismo frente a la eventualidad de una infección o agresión patógena.
  • Los extractos de ashwagandha se han ensayado, todavía de forma experimental, para afrontar determinados efectos secundarios de la radioterapia. Se ha probado que podría reducir la mielosupresión, una afección de la médula ósea que provoca una disminución de glóbulos blancos, glóbulos rojos y de plaquetas.
  • Estudios recientes, de los que se ha hecho eco la Sociedad Española de Fitoterapia, dan fe de la eficacia de los extractos etanólicos de la raíz de withania para prevenir la pérdida ósea en experimentos con ratones. Este tratamiento, aplicado a humanos, podría aumentar la resistencia ósea a las fracturas, convirtiendo a los extractos de withania en un apoyo interesante para las personas de edad avanzada y fragilidad ósea.
  • Extractos de withanólidos, en especial de la withaferina A, se han empleado en ensayos clínicos para probar un posible efecto inhibidor del crecimiento de células tumorales en algunos tipos de cáncer, como el de mama y colon, pero no hemos hallado información concluyente al respecto.
  • Cuenta Font de Quer en su excelente ‘Dioscórides renovado’, que el fruto provoca violentamente la orina y que, tomado en número de doce, se recomendaba para atacar la hidropesía (retención de líquido en tejidos internos).
  • En la misma fuente nos recuerda que los frutos se habían usado en decocción para aliviar el dolor de muelas y dientes, como un narcótico infalible.
  • En la medicina ayurveda, la ashwagandha se ha destinado asimismo a mejorar la respuesta sexual y a favorecer la fertilidad.

Vía: webconsultas.com

Share

Añadir un comentario

 (con http://)